Limpiar falsos techos

Los falsos techos son muy comunes en oficinas, ya que son la opción más estética para ocultar cables y conducciones de aire. Hay varios aspectos a tener en cuenta a la hora de limpiar falsos techos.

En Serlim somos especialistas en diferentes servicios de limpieza y nuestro método para limpiar falsos techos consiste en eliminar toda la suciedad sin añadir ningún elemento o pintura para ocultarla. Este proceso garantiza la limpieza y desinfección tanto de techos porosos, como los de yeso o la escayola, como no porosos como los metálicos o vinílicos.

limpiar falsos techos

¿Qué debemos hacer para limpiar falsos techos?

El equipo de profesionales de Serlim se organiza en función de la tipología de falsos techos, esta organización consiste en:

  • Inspeccionar las salidas del falso techo, como la del aire acondicionado para determinar el grado de suciedad, así como los tubos fluorescentes, que deben desmontarse y limpiarse a parte.
  • Analizar el material con el que ha sido fabricado el techo. Los más habituales son los de aluminio, que además no sufren deterioros con el paso del tiempo, los metálicos, los plásticos, los de madera y los de vidrio también son materiales típicos de los falsos techos.
  • Seleccionar los productos de limpieza óptimos para limpiar los falsos techos, como productos químicos, palos telescópicos, pinzas, esponjas químicas y una bomba eléctrica con un sistema de micro-pulverización.
  • Usar una indumentaria especifica para esta actividad como ropa que repele el polvo y los líquidos.
  • Proteger el mobiliario para evitar que pueda dañarse con la limpieza del falso techo.
  • Limpiar el falso techo empezando con la eliminación en seco del polvo superficial, mediante bayetas o sistema de aspiración. Posteriormente, se inicia la limpieza más profunda, generalmente se realiza utilizando máquinas a presión y productos específicos según la superficie a tratar, dejando actuar para conseguir que se desprenda la suciedad y desaparezcan los gérmenes.

Tratamientos indicados

Entre los tratamientos más habituales para limpiar falsos techos encontramos la utilización de generadores de ozono proyectado, que garantizan además una desinfección total de las zonas tratadas.

Para limpiar falsos techos deberemos mezclar los productos de desinfección con agua y aplicar este combinado al falso techo desmontable a una distancia de entre 30cm y 40 cm, es importante evitar el contacto con el cableado que se halla en el interior para evitar dañar componentes.

En el caso de instalaciones con techos desmontables que requieran una limpieza entre espacios huecos, se procederá a desmontar parte de la instalación para eliminar toda la suciedad y residuos que contengan y realizando nuevamente el montaje tras la limpieza.

Falsos techos de aluminio: Uno de los materiales más utilizados para los falsos techos es el aluminio, ya que se trata de un material muy práctico, fácil de limpiar, y con un mantenimiento mínimo. En este sentido, para limpiar falsos techos de aluminio es recomendable utilizar productos neutros y no agresivos para evitar que puedan provocar la degradación de este material.

Además debemos utilizar trapos suaves para no maltratar la superficie del techo. Pasar el trapo, empapado en agua caliente con un poco de detergente neutro, y aplicar sobre la superficie sin ejercer demasiada presión. Cuando hablamos de trapos nos referimos a trapos hechos con fibras suaves que no dejen pelusas.

Falsos techos de plástico: los techos falsos de plástico también son muy comunes, ya que es un material ligero, barato y aislante. Una de las maneras más efectivas de limpiar falsos techos de plástico es utilizar una mezcla de bicarbonato de sodio y detergente. Frotando ligeramente esta mezcla con un trapo podemos hacer desaparecer cualquier mancha.

Falsos techos de madera: La madera es uno de los materiales menos comunes en los falsos techos, ya que suele ser poco económica y menos ligera que otros materiales, sin embargo también existen los techos falsos de madera. Para limpiar falsos techos de madera debemos seguir una serie de pasos. Lo más importante es evitar los productos a base de silicona. Las manchas pueden eliminarse fácilmente con un trapo empapado con agua templada y detergente neutro.

Falsos techos de vidrio: como la madera, el vidrio es poco común en los falsos techos, porque puede ser más frágil que otros materiales, sin embargo puede aportar un estilo moderno. Para la limpieza de vidrios se utiliza una mezcla de agua tibia, mezclada con un poco de amoniaco y jabón de lava platos. Además es muy importante vigilar a la hora de secar el vidrio para evitar dejar manchas.

Un equipo de profesionales para limpiar falsos techos

Limpiar falsos techos no es una tarea rutinaria, requiere de conocimientos profundos que deben ponerse en manos de profesionales de una empresa de limpieza como Serlim.

La complejidad de la ubicación de un falso techo y los diferentes materiales de los que se compone hacen imprescindible poner la limpieza de falsos techos en manos de profesionales.

Cada estancia de una casa o de un edificio necesita de un procedimiento de limpieza diferente. Es importante dominar las rutinas para no dañar las superficies más delicadas al realizar estas acciones de forma incorrecta.

Otro de los puntos a tener en cuenta para limpiar techos falsos es encontrar el momento para realizar la limpieza, al igual que la periodicidad con la que se debe realizar. Hay varias maneras de saber si es necesario limpiar los techos falsos. Cuando aparecen manchas, o pierde su color original suele ser el momento de realizar la limpieza.

Para lograr una buena limpieza de falsos techos, es indispensable contratar a una empresa de limpieza profesional como Serlim, ya que por la complejidad de la tarea son indispensables sus conocimientos, productos y profesionales.