Limpieza de aluminio

Aunque es un material de uso frecuente, la limpieza de aluminio conlleva unos cuidados específicos que es mejor dejar en manos de profesionales que ofrezcan servicios de limpieza cualificados. Se trata de un material muy resistente con una alta durabilidad, pero no por ello se debe suponer que necesita menos cuidados. Podemos encontrarlo desde objetos como ollas y cazuelas, en instalaciones de uso doméstico hasta en complejos industriales: el aluminio es a día de hoy uno de los materiales más empleados en la arquitectura por sus ventajas tanto constructivas como de mantenimiento.

A pesar de ello, no es igual de frecuente ver que el tratamiento de mantenimiento y limpieza de aluminio se realiza de forma adecuada y respetuosa con el material. Una limpieza de aluminio adecuada es clave para alargar la vida útil del material, más allá del simple cambio que puedan suponer estos cuidados en cuanto al impacto estético de las condiciones del material.

limpieza de aluminio

Propiedades del aluminio

Sinónimo de modernidad y diseño de vanguardia, que el aluminio es el material de moda  nadie lo puede poner en duda. El aluminio es uno de los materiales de uso más frecuente en la arquitectura a día de hoy. Desde espacios domésticos hasta instalaciones industriales, el aluminio es omnipresente. ¿A qué se debe que su uso esté tan extendido? Lo que hace del aluminio uno de los materiales favoritos de los arquitecto y constructores es todas la ventajas que ofrece, desde el proceso e construcción hasta su vida útil. Esta última, obviamente depende de los cuidados que reciba el material: una limpieza de aluminio adecuada resulta determinante en cuanto a la vida útil y durabilidad del material. Vamos a hacer un pequeño repaso de las diferentes propiedades del aluminio y qué ventajas ofrece su uso en construcción y arquitectura:

 

  • Resistencia a las inclemencias meteorológicas: una de las propiedades del aluminio es su alta resistencia a un amplio rango de temperaturas. Esto lo hace apto para una amplia variedad de climas.
  • Durabilidad: si el mantenimiento y limpieza de aluminio son adecuados, su vida útil puede alargarse significativamente. Ya se trata de un material que ofrece resistencia a la erosión, pero con los cuidados adecuados los efectos que esta acción pueda tener sobre la pieza pueden minimizarse.
  • Ligereza: podemos encontrar usos para el aluminio en casi todos los campos, desde la arquitectura hasta el mobiliario. Esto se debe a que es un material que, a pesar de ser muy resistente, es muy ligero. También resulta un material muy fácil de trabajar, por lo que su uso industrial está también muy extendido.
  • Versatilidad: el aluminio es un material polivalente, tanto desde el punto de vista funcional como respecto a su aspecto estético. En definitiva, puede encontrarse un uso para el aluminio den prácticamente todos los estilos arquitectónicos, independientemente de la función pensada para la estancia en cuestión
  • Estanqueidad: entre las propiedades del aluminio está también la de aislante, tanto térmico como acústico. Esto se debe a que el aluminio se puede ajustar a cualquier espesor, lo que permite conseguir un efecto hermético y en consecuencia, un aislamiento óptimo.

Prevenir y reparar el daño

Lamentablemente, gran parte del daño y erosión que se produce en nuestras piezas de aluminio se debe a unos métodos de limpieza equivocados. La limpieza de aluminio realizada con productos abrasivos y desaconsejables puede incluso llegar a ser más dañina para el material que la acción de los elementos climatológicos o la suciedad. Escoger un producto inadecuado puede implicar dañar el material, por eso es importante conocer qué sustancias protegen el aluminio y cuales pueden resultar corrosivas para que la limpieza de aluminio que realicemos resulte eficiente. Estos son algunos consejos para que la limpieza de aluminio que hagamos no dañe el material:

  • Conocer las indicaciones del fabricante: ¿Quién va a conocer mejor las cualidades de nuestro aluminio que el fabricante? Es crucial tener en cuentea sus consejos y advertencias para garantizar un mantenimiento óptimos del material y que la limpieza de aluminio no lo perjudique.
  • Movimientos circulares: al evitar movimientos rectos repetitivos, minimizamos la huella o el posible desgaste que la limpieza de aluminio pueda tener sobre la superficie. Con los movimientos circulares evitaremos crear marcas o mellar el material.
  • Usar productos adecuados: el agua y el jabón neutro son idóneos para la limpieza de aluminio. Resultan muy respetuosos con la superficie. Para minimizar el impacto de la limpieza de aluminio es aconsejable también emplear paños sin costuras, que resultan muy poco erosivos con la superficie. Para secar, los elementos más adecuados son también los paños o las esponjas secantes.

Cuidar día a día

Para evitar tener que realizar limpiezas que nos lleven a plantearnos el uso de elementos más corrosivos, es importante seguir ciertas pautas en el mantenimiento del aluminio. La limpieza de aluminio debe realizarse de forma diaria, de esta manera evitamos que la suciedad se acumule y se adhiera fuertemente a la  pieza. Si retiramos la suciedad a diario, con agua y jabón neutro tendremos suficiente para realizar la limpieza de aluminio. La limpieza también debe ser delicada. Si la realizamos de forma diaria, nuevamente, la limpieza de aluminio no requerirá mayor esfuerzo que pasar el paño repetidas veces.

La elaboración de un plan de limpieza y mantenimiento de tus instalaciones es vital para evitar este tipo de situaciones. Si se descuida la frecuencia de la limpieza de aluminio dejando que se formen manchas y costras sobre las piezas, cuando realicemos la limpieza de la pieza puede que tengamos que considerar emplear estropajos. Si vigilamos la frecuencia de la limpieza de aluminio evitaremos tener que recurrir a elementos inadecuados para su realización. No hace falta que las piezas de aluminio estén expuestas a las inclemencias meteorológicas. El aluminio puede deteriorarse en espacios interiores como una oficina, por ejemplo,  si la limpieza de aluminio que realizamos es inadecuada, el desgaste derivado del uso de técnicas y productos inadecuados será inevitable.

De todas formas, estos consejos no son más que pautas generales para realizar la limpieza de aluminio. Hay que tener en cuenta siempre las especificidades de cada pieza, ya que en casos en que estén en condiciones más descuidadas puede que requieran de tratamientos con maquinaria y procedimientos más específicos. Tanto si realizamos la limpieza nosotros mismos como si contamos con profesionales de la limpieza es importante tener estos consejos en mente para cerciorarnos de que nuestras instalaciones reciben los mejores cuidados: así mejoraremos su aspecto y, sobre todo, su durabilidad. Ahorra en reformas arquitectónicas y sustituciones de piezas invirtiendo en servicios de limpieza de aluminio con los mejores profesionales.

 

Reparar errores pasados

No es raro encontrarse con casos en que la limpieza de aluminio no es suficiente: la pieza está tan dañada que necesita una ayuda extra para poder lucir como antes. En estos casos, en Serlim ofrecemos nuestros servicios de recuperación de aluminio. Con ellos reparamos los errores y agresiones causantes de un estado precario de la pieza. De hecho, este es uno de nuestros más exitosos entre nuestra clientela. En Serlim  contamos con los profesionales más competentes y la maquinaria más avanzada para poder recuperar y restaurar esas piezas de aluminio que hoy se ven más perjudicadas. Aún así, si quieres evitar tener que contratar un servicio tan específico, de emergencia casi, es aconsejable asegurarse que las piezas tienen un mantenimiento correcto contratando un servicio de limpieza de aluminio que resulte adecuado.

En casos en que las piezas hayan sufrido daños más graves que un simple deterioro por un mantenimiento y limpieza de aluminio deficientes, como por ejemplo podría ser un incendio, en Serlim también ofrecemos servicios. También puedes contar con nosotros para un mantenimiento periódico de instalaciones más allá del tipo de material: contamos con servicios de mantenimiento de ascensores y escaleras. Dedicar recursos a la limpieza y mantenimiento de tus instalaciones no es un gasto, es una inversión en aumentar su durabilidad y seguridad.

Servicios profesionales

En Serlim somos una empresa experta en el sector de la limpieza. Independientemente de qué instalaciones quieras limpiar, tenemos un servicio para ti. También si lo que buscas son servicios específicos de limpieza de aluminio. Trabajamos solo con los mejores profesionales, con formación para saber llevar a cabo limpiezas no sólo intensivas, sino respetuosas con tus instalaciones y con el medio ambiente. Tenemos siempre en cuenta las indicaciones de los fabricantes y te asesoramos para que optimices tu plan de limpieza y de mantenimiento. Nos avalan más de 20 años de experiencia en el sector.

Si estás buscando una empresa para contratar servicios de limpieza de aluminio, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Plantéanos tu caso y te daremos el asesoramiento profesional que necesitas sin ningún tipo de compromiso. Nos adaptamos a ti, respondemos a tus necesidades: limpieza de aluminio, recuperación de aluminio y mucho más. Contáctanos por teléfono, e-mail o ven a vernos a nuestras oficinas. En Serlim estamos a tu disposición las 24 horas del día los 365 días del año.